Rafael Rojas: Los dos legados de la experiencia cubana

Los dos legados de la experiencia cubana – lanacion.com

Los dos conceptos de mayor arraigo en el lenguaje político cubano del último siglo han sido revolución y socialismo.

La revolución no sólo fue el eficaz despliegue de las guerrillas
rurales y urbanas del Movimiento 26 de Julio y el Directorio
Revolucionario contra la dictadura de Batista, sino ese cambio
histórico por el cual Cuba se convirtió en otro país. A diferencia de
revolución, palabra recurrente en la historia política de la isla desde
mediados del siglo XIX, el término socialismo ni siquiera aparece en el
período del levantamiento armado contra la dictadura batistiana. A no
ser en círculos reducidos del comunismo prefidelista, cuyo rol en la
insurrección de los años 50 fue minoritario, socialismo era, en aquel
entonces, sinónimo de socialdemocracia.

El socialismo cubano vendría siendo el modelo político e ideológico
que adopta el Estado insular, entre 1960 y 1961, para conducir la
transformación iniciada en 1959. Ese modelo posee una serie de
elementos distintivos -economía estatal, ideología marxista-leninista,
partido único, sociedad civil controlada, cultura comprometida, lealtad
incondicional al líder…- que asemejan mucho el sistema de la isla al
de la extinta Unión Soviética y los “socialismos reales” de Europa del
Este, aunque su implementación recurra a prácticas diferentes a las de
aquellos regímenes.

Advertisements